[Escritos] Cita a ciegas.

by - domingo, abril 26, 2020




La conocí un lunes por la tarde, aunque estaba muerto de frío y me temblaba todo el cuerpo me invitó a sentarme. No me ofreció café, tampoco chocolate pero me habló pausado de cada uno de sus planes. Me dijo que no tenía nada contra mí, ningún cargo a su favor, solo que era temporada de cacería y que simplemente había tocado a mi puerta y yo había atendido. Mientras seguía allí, temblando con una bata blanca, aferrado a un tubo que respiraba por mí. Ella me ofreció villas y castillos, me ofreció una vida más tranquila, más cómoda, un reinicio. Le expliqué que estaba bien, que aunque no tuviese una vida perfecta, me gustaba lo poco o mucho que tenía. Le di mis razones para sentirme afortunado y ella volvió a insistir. Me ofreció descansar en la playa de mis sueños, en aquel mar cristalino al que iba para despejarme, me ofreció no sentir más miedo, más dolor, más fatiga. Yo muy amablemente le expliqué que todo esto era pasajero, que todo saldría bien, que muy pronto me levantaría. Allí comenzó a subir la voz, comenzaron las amenazas pero yo seguía igual, solo escuchando, explicando mi punto de vista. Alzó tanto la voz que apareció el doctor de turno, le dijo 'Usted no entiende que aquí no se permiten visitas' y no le quedó otra que marcharse con su saco de propuestas. Aquel doctor que no recuerdo su nombre cogió mi mano, me preguntó '¿Estás bien?' y poniéndola en mi pecho junto a la suya, me dijo 'Tranquilo, tranquilo'. Yo solo me le quedé viendo, con la poca fuerza que me quedaba le respondí: 'Doctor, no le han dicho que se parece a Jesús', al terminar esa frase caí rendido. Acto seguido desperté en otra habitación del hospital; tranquilo, sereno y con unas ganas infinitas de vivir.


- Basado en hechos de la vida real -


Atte. Ostwald Guillén



You May Also Like

0 comentarios