Full width home advertisement

Music

Interviews

Post Page Advertisement [Top]

Reseña: Sex Education, la nueva serie de Netflix cargada de humor, diversidad y mucho sexo.

Reseña: Sex Education, la nueva serie de Netflix cargada de humor, diversidad y mucho sexo.

- This post is only available in Spanish -


La nueva serie original de Netflix fue creada por Laurie Nunn, escritora que antes se había dedicado únicamente a cortos; pero que luego del éxito de Sex Education probablemente la veamos en otras producciones. La serie fue anunciada en diciembre del año pasado seguida por el estreno del tráiler en enero, indicando así que llegaría a las pantallas el 11 de ese mismo mes. En su estreno logró captar la aprobación de los críticos de Rotten Tomatoes y Metacritic los cuales le otorgaron una puntuación de 8.22/10 y 81/100, respectivamente. Ya se ha hablado sobre cómo Netflix agarra cualquier serie que le propongan y cómo eso puede resultar muy bien o muy mal; para nuestra suerte, este caso nos favorece ya que la apuesta del servicio de streaming tuvo un estupendo resultado. Sex Education toma elementos ya vistos en otras comedias dramáticas británicas, como estudiantes de secundaria, drogas recreativas y sexo —mucho sexo—, y les da un giro fresco con una trama innovadora. Dicha trama permite al espectador aprender sobre temas ya bastante hablados como la homofobia, el bullying y el body shaming; pero también habla de temas más específicos como el vaginismo y la represión sexual.




    La primera escena de Sex Education empieza con Adam y Aimee teniendo sexo. Por un lado está Aimee, dando lo mejor de ella, y por el otro está Adam, que parece no estar disfrutando para nada el acto. A los pocos minutos ya la serie nos dice más o menos de qué va: gente que quiere tener sexo pero que precisamente no saben cómo disfrutarlo en su totalidad. Ahora, la verdadera historia comienza con Otis Milburn, interpretado por Asa Butterfield (Bruno en The Boy in the Striped Pyjamas), un adolescente sexualmente reprimido hijo de una terapeuta sexual llamada Jean Milburn, interpretada por Gillian Anderson (Dana Scully en The X Files). Otis asiste a la secundaria Moordale con Eric, su mejor amigo de la infancia —y el mejor personaje de la serie—. A la misma secundaria asiste Maeve Wiley, una outsider que vive sola en un tráiler y que está teniendo problemas económicos. Otis y Maeve convergen en una escena para darle inicio a la trama principal: ambos se encuentran a Adam en un cubículo del baño con un gran problema en sus manos, el cual Otis logra resolver con una especie de don que ha obtenido de su madre. A todas estas, Meave ve la oportunidad perfecta para hacer dinero con esta clínica sexual improvisada en la cual nuestro protagonista sexualmente reprimido es el terapeuta.





    Una de las cosas que más llama la atención de Sex Education es la mezcla de vestuario, cultura y banda sonora que ocurre durante toda la serie. ¿A qué me refiero con esto? El vestuario y la banda sonora pueden confundir y hacer creer que la serie está ambientada en los ochenta, época en la cual obviamente no se desarrolla la historia porque puedes ver el uso —y la importancia— de la mensajería instantánea y las redes sociales durante la misma. Otra cosa que resalta es la combinación entre la cultura británica y la americana; por ejemplo, podemos ver estereotipos americanos como el bully, el atleta, los populares, los perdedores y todo lo que está en el medio; mezclados con un tipo de comedia más oscura e incómoda, particular de las comedias británicas. También hay detalles un poco más sutiles: las secundarias británicas usualmente no tienen lockers pero en Moordale sí existen, puedes ver estudiantes jugando con un balón de fútbol americano lo cual tampoco es común, y muchas otras uniones culturales.





    Antes de hablar sobre lo que la serie puede mejorar, quiero destacar las cosas que me gustaron. La atención a los detalles se puede casi palpar durante toda la historia. Desde el soundtrack que muestra canciones perfectamente relacionadas con las escenas; pasando por ciertos efectos de sonido que están sincronizados con las acciones de los personajes; hasta la literalidad de algunas referencias dentro de la misma serie (cuando vean las dos latas de Coke entenderán). El vestuario tiene algo que me encantó: no hay ningún wardrobe irrealista en la serie —exceptuando a The Untouchables—; con esto quiero decir que los personajes usan sus prendas favoritas, usan los mismos zapatos, repiten atuendos para distintos episodios, se expresan a través de cómo se visten para determinada ocasión, entre otras particularidades. Puedes sentir que se visten de manera orgánica y eso le agrega mucho a la serie. Por último, me gustó el manejo de temas ya hablados como el aborto, el slut shaming y la homofobia. La historia no se enfoca en su totalidad en dichos tópicos pero los toca de manera objetiva permitiéndole al espectador tomar su posición con respecto a los eventos sucedidos durante la serie.




    Ahora, pasando a las cosas que siento que la serie debería mejorar y retomando los temas controversiales, creo que Sex Education pudo haber mostrado ciertas subtramas con mayor inteligencia. No estoy diciendo que lo hayan hecho mal, sino que lo pudieron haber hecho mejor. Hay eventos en nuestras vidas que marcan un antes y un después, y siento que el ignorar las consecuencias emocionales que pueden tener dichos eventos es tomarse a la ligera algo importante. Estoy de acuerdo con la trivialización de muchos temas, pero siento que el mostrarlos tan superficialmente puede ser perjudicial para un espectador muy susceptible. Por otra parte, también creo que para llamarse Sex Education faltó un poco de información sobre las enfermedades de transmisión sexual y la vida sexual de los personajes adultos; nuestros padres también tienen sexo, no solamente la madre de Otis. Si la serie quiere enfocarse más en el desarrollo psicosexual de nuestros protagonistas desde un punto de vista ligero y cómico, lo está haciendo bien; si quiere realmente educar sobre los temas que toca, debe haber una investigación previa más extensa para la próxima temporada.






    Este review me queda corto para recomendar Sex Education. Para mí, el aprendizaje es el tema central de la serie, más que el sexo; todos los personajes aprenden algo al final de la temporada, ya sea de índole sexual o no. Ya renovada para su segunda temporada, espero que la serie tome en cuenta los temas que no fueron abordados y los maneje incluso mejor que en la primera. También deseo que la serie mantenga su atención al detalle y nos sorprenda con una banda sonora llena de éxitos de los ochenta y los noventa como lo hizo en esta. Si quieren disfrutar de una serie no tan densa y que al mismo tiempo no sea básica o simple, esta extraña —pero acertada— combinación de Skins con Unbreakable Kimmy Schmidt promete hacerte reír incómodamente como cuando viste la clase de educación sexual en el colegio.


We are millennials, but cooler.

Atte. Daniel Magdaleno





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]