Full width home advertisement

Music

Interviews

Post Page Advertisement [Top]

[Escritos] Eres mi vicio

[Escritos] Eres mi vicio



La primera vez que te fumé fue por lujuria. Estaba muy ebrio para mantenerme en pie y justo cuando tropecé con tu falda, me sumergí en tus mentiras. 

La segunda vez, sabía que estaba mal, que eras nociva, que me harías daño. Sin embargo, aceleré sin abrocharme el cinturón. La velocidad me hacía sentirme libre, me hacía valorar cada minuto de mi existencia, me hacía contemplar lo pasajero que es la vida. 

La tercera, la cuarta y la quinta. Todas sucedieron a escondidas, en aquel baño donde nadie iba, en aquel salón abandonado en el sexto piso, en aquella terraza donde la luna nos observaba. 

En la sexta me di cuenta: No te podía dejar aunque quisiera. 
Te habías vuelto indispensable para mi vida. Te necesitaba para respirar, escribir y luego de cada almuerzo. 

Así llegamos a la décima. Cuando terminé de fumarte, te vestiste y me dijiste que tu amiga te venía a buscar. Te creíste más viva que yo, pues tu amiga imaginaria se había marchado meses antes. 

Luego de esa vez, todo se fue a la mierda. Ya no te fumaba por placer, te fumaba por necesidad. Y te confieso algo, la peor sensación del mundo es tomar agua sin tener sed. 

Nos volvimos un discurso político, palabras redundantes que no dicen nada, que no aportan nada. 

Nos volvimos un acto carnal. Tú llegabas, yo te encendía y a veces sin terminar de fumarte, te estrujaba contra el cenicero y me iba a trabajar. 

La última vez fue mágica, como todas las despedidas. Fue el resumen perfecto de la lujuria de la primera vez, sumado al odio que te terminé teniendo. 

Recuerdo haberte fumado despacio, contemplar profundamente cada inhalada al punto de ensañarme cuando me tocó la colilla.

En el instante que todo acabó, me quedé contemplando el cielo, viendo la espalda de la luna y pensando: Debo escribir sobre esto. Cuando volteé, te habías marchado, bajaste de calidad, te cambiaste de nombre y te pusiste el rebajas para que cualquier idiota te fumara. 

No te juzgo, eres libre de hacer lo que quieras. 

Sé que leerás esto algún día, así que con las ínfulas que me caracterizan, te dedico esta frase: Puedes recorrer París, Italia y Marruecos. De algo estaré seguro hoy y siempre, nadie te fumará como yo. 

Aunque seas nociva.



Atte. Ostwald Guillén
(AKA El Bastardo)






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]