[Escritos] El d铆a que muri贸 mi padre

by - martes, mayo 01, 2018




El d铆a que muri贸 mi padre era un d铆a perfecto, no hac铆a ni tanto calor, ni tanto fr铆o. Y all铆 estaba yo, arregl谩ndome porque hab铆amos quedado en vernos justo despu茅s de que 茅l saliera del trabajo. Ir铆amos por hamburguesas, un poco de helado y si ten铆a suerte, al autocine de El Cafetal. Ten铆a cinco a帽os, todav铆a recuerdo el olor de su colonia, el estampado de su pa帽uelo y la fuerza de sus abrazos.

Parec铆a un d铆a com煤n y corriente, un d铆a donde mi pap谩 me visitaba y como es de costumbre entre padres divorciados, uno siente que justo ese d铆a lo tratan como un pr铆ncipe. No es por menospreciar la crianza de mi mam谩 pero con mi pap谩 ten铆a un c贸digo diferente, con mi pap谩 hablaba de cosas que mi mam谩 no entend铆a porque ten铆a otra visi贸n de mundo.

Las horas comenzaron a correr, hab铆an pasado m谩s de dos desde que me llam贸 a decirme que hab铆a salido del trabajo y que me recoger铆a en mi casa para llevarme a nuestra tarde de diversi贸n. Pasaron dos, tres, cuatro horas. Yo segu铆a en la ventana, esperando que llegara para correr a abrazarlo. Luego recuerdo que son贸 el tel茅fono de la casa, atend铆 emocionado y pidieron hablar con alguien mayor. Atendi贸 mi nana y peg贸 un grito que recuerdo hasta el d铆a de hoy.


Se hab铆an acabado las hamburguesas y sus mon贸logos interminables sobre portarme bien.
Se hab铆an acabado los helados y los consejos para entender a las mujeres.
Se hab铆an acabado las pel铆culas juntos, se hab铆a ido mi mejor amigo.


Y all铆 me qued茅 yo, esper谩ndolo en el mismo cuarto, en la misma ventana donde pod铆a ver su carro cuando llegaba, me qued茅 con la misma ropa solo que con los a帽os se fue ti帽endo de negro. Si me preguntas c贸mo fue su velorio, c贸mo fue su funeral, no sabr铆a decirte. Mi sic贸logo dice que perd铆 la noci贸n del tiempo, que es normal, en mi mente solo recuerdo como me llamaba a gritos para que bajara a la puerta a abrazarlo y como agarr谩ndole la mano me sent铆a todopoderoso.

Donde quieras que est茅s padre, espero puedas leer esto y entender que pese a todo no te guardo rencor. Sigues siendo mi h茅roe y cada vez que te pienso, vuelvo a ser un ni帽o de cinco a帽os sentado en la ventana esper谩ndote.



Atte. Ostwald Guill茅n
(AKA El Bastardo)






You May Also Like

0 comentarios