[Escritos] Te perdono, me perdono

by - martes, enero 16, 2018




Escribo esta carta porque mi terapeuta me dice que necesito perdonar, perdonarme. Y lo entiendo, ya debe estar loco gracias a todo lo que le hablo de ti, de nosotros, de lo que fuimos, de aquellos verbos que conjugamos en futuro y como se nos volvieron sal y agua. Hoy en la tarde, me dijo: "¡Ya! ¡Necesitas perdonar! ¡Necesitas perdonarte!" No me lo gritó pero si lo exclamó en un tono de voz medio. Me explicó que ya ha pasado un año, que no debo esperarte más porque no vas a volver. Ya hiciste tu vida, con otro o con otra. Tengo que pasar la página y dejar de hablarte, sentirte en nuestra casa y hasta pedir cena para dos cuando desde hace rato soy solo uno.

¿Cómo se perdona a alguien? Todo el mundo me presiona y me dice: 'Debes perdonar' 'Debes perdonar'. ¿Pero cómo se hace? ¿Lo digo sin sentirlo y ya? Creo que si lo hago así no tiene ciencia. Es como decir 'Te amo' sin sentirlo. Son palabras vacías y mira que ya he dicho bastantes. No quiero hacerlo sin sentirlo pero hoy me siento preparado para dejarte volar. No físicamente, claro. Eso lo hiciste hace rato. Me refiero a mentalmente, liberarte de mí, liberarme.

Así que comienzo con pedirte perdón, así debería comenzar toda introspección porque en la vida no podemos asumir que fuimos víctimas siempre. En las relaciones de dos la culpa es compartida, así que creo que necesito que me perdones por varias cosas:

La primera y creo que es la más insignificante es que quiero que me perdones por besarme con tu mejor amiga. Lo lamento, estábamos ebrios, tú dormida y simplemente una cosa llevó a la otra.

La segunda es que quiero que me perdones por mi mala bebida, los gritos y aquellas discusiones sin sentido que tuvimos en plena autopista.

La tercera es quiero que me perdones por haber puesto mi trabajo por encima de lo nuestro. Lo digo en serio, nada de esto tiene sentido sin ti. Ni los premios, ni los millones, ni las películas basadas en lo que escribí. Todas son obras inspiradas en lo que vivimos, así que te endoso un cheque que espero cubra lo suficiente y sino te parece suficiente, puedes irte a la mierda.

La cuarta es que quiero que me perdones por mandarte a la mierda en el párrafo anterior, discutir contigo saca lo mejor y lo peor de mí.

Ahora es tu turno, bueno mi turno de perdonarte porque simplemente no tienes voz en este monologo que me estoy planteando.

Te perdono por dejarme, por no insistir, por deslumbrarte y de buenas a primeras marcharte.

Te perdono por no creer en mí, por reírte de mis sueños y aplastarlos con tu sarcasmo.

Te perdono por casarte no una sino dos veces con el mismo hombre y no tomar en serio mi propuesta a la orilla de la playa.

Te perdono por aquella carta, por no darme la cara ni darme ninguna explicación.

Te perdono por no saber cocinar, por aquel intento de risotto que preparaste para mi cumpleaños y por no saber pintar. Cuando te fuiste me hizo muy feliz botar cada cuadro que decoraba la casa, ayer me enteré que valen millones. Te perdono por eso también.

Te perdono por nunca responderme ninguna carta, por sacarme de tu vida como a la basura, por quemar vivo cada sueño que tuvimos juntos.

Te perdono por no estar, por dejarme este silencio absoluto, por apagar la luz y llevarte mi esperanza.

Te perdono por dejarme roto y escribiéndole al aire.

Te perdono sinceramente, sin arrepentimientos, porque lo nuestro fue lo más puro que haya vivido, porque no mereces menos.

Te perdono por hacer feliz a otro, por ser feliz sin mí.



Atte. Ostwald Guillén
(AKA El Bastardo)



You May Also Like

0 comentarios