Full width home advertisement

Music

Interviews

Post Page Advertisement [Top]

[Escritos] Amores diferentes

[Escritos] Amores diferentes



El primer amor llega justo cuando estás lidiando con problemas como tu identidad, el acnĂ©, el concierto de tu banda favorita o hasta más tarde, cuando comienzas a dar los primeros pasos en la universidad. Llega cuando estás distraĂ­do una tarde y se te acerca aquella persona que llevas dĂ­as observando, entre varios chistes, dos latas de Red Bull y contadas sonrisas, nace. Sin más. Se basa en no saber lo que estás haciendo pero no quieres que nadie se entere. 


No sabes besar bien pero igual lo intentas como un rockstar, 
como en las pelĂ­culas. 
No sabes como tratar a esa persona en la cama, a solas, 
pero igual lo intentas, 
como en las pelĂ­culas. 
No sabes como discutir, 
dormir abrazados o simplemente hablar con sus padres pero igual lo intentas. 
SĂ­, como en las pelĂ­culas. 



Sinceramente no sabes lo que estás haciendo o sintiendo pero por par de besos más, podrías seguir averiguándolo.


Eso es el primer amor.
Charlas intensas a las dos de la mañana,
sonrisas con mensajes cifrados,
besos de exploraciĂłn,
escapadas de clases,
amaneceres sinceros,
gemidos elaborados,
poemas sobre el amor,
confianza desbordada,
mentiras piadosas,
cigarrillos y lujuria empaquetada. 


En cambio, con el segundo amor todo es diferente. Este llega justo cuando debe llegar, ni antes, ni despuĂ©s. Se sienta en tu mesa y en vez de invitarte dos tragos de tequila, te pregunta por el libro que estás leyendo. "¿Allende? Me parece que La Casa de los EspĂ­ritus es una obra magnifica". Y por allĂ­ se va. Pasan horas, horas y horas. Aunque en tu reloj mental tan solo sean segundos. 

Con el segundo amor sabes lo que te gusta y no estás dispuesto a cambiarlo, no por unos besos de turno que escaparán la mañana siguiente. Eres claro, hablas con la verdad porque sabes que es imposible que hiera a alguien. "La verdad no puede molestar", esa es tu nueva frase favorita. Te has vuelto cínico, en buen modo.


Ya no eres el que ofrece París ni vacaciones con los niños en Roma.
Sabes que esas fantasĂ­as no existen, tan solo funciona el aquĂ­ y ahora. 


Par de libros en completo silencio,
charlas a las doce del dĂ­a,
claridad en tus palabras,
experiencia en la alcoba,
escapadas para almorzar,
ocasos magistrales,
gemidos justos,
poemas sobre el presente,
confianza ganada,
verdades necesarias,
café y compañía asegurada.
Eso es el segundo amor. 


El primero es locura, frases incompletas y corazones quebrados. 
El segundo es paz, tangos interminables a la luz de la luna y promesas cumplidas.

El primero no es mejor que el segundo, ni viceversa.
Cada uno tiene sus cosas buenas y aquellas que olvidaremos con el tiempo.

El segundo no es más intenso, ni viceversa.
Ambos se complementan, te complementan como ser humano.

Son necesarios, para tu crecimiento,
para saber lo que te gusta y lo que no. 


Deja de compararlos, 
jamás sentirás lo mismo. 
Son amores diferentes.



Atte. Ostwald Guillén
(AKA El Bastardo)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]