[Escrito] Soy nocivo

by - miércoles, octubre 07, 2015





Soy nocivo, pretendo saber lo que significa amar y con par de tragos confundo todo con la palabra "follar". No me esperes. No estaré allí para cuando me necesites, tiendo a fallar repetidamente. Justo cuando grites mi nombre y me quieras a tu lado, estaré comprando besos en alguna esquina. No correré. Vivo a ritmo, a mi tiempo, a mi modo. Podemos pasarla bien pero debes estar consciente que no me doy mala vida por nada, ni por nadie. Y me disculparás la sinceridad, no me enamoro. Estamos en pleno siglo XXI y aunque me considero un caballero, no esperes flores. Te puedo preparar el desayuno, si despiertas temprano y jugamos en la cama. No me esperes para la cena, no tengo lugar fijo. Como aquí, allá y tal vez más allá. Como dice un buen amigo: Si comes fideos todos los días te aburres. No me pongas mala cara, es mejor que sepas todo esto de mí antes de ilusionarte y marcharme por la madrugada. Soy de los que se visten, salen como gatos y jamás lo vuelven a ver. 


Soy nocivo, te lo he dicho. Me gusta escribir a las cuatro de la mañana y aparecer a la cinco en tu ventana. Invitarte a volar, a cantar Sabina, conocer París sin escala, contar los lunares de tu espalda y cuanto estés cansada, dejarte en tu cama reposando. Y seguir. No estoy hecho para el compromiso, para la monotonía, para ver la misma cara todas las noches. Jamás te llenaré la cabeza de versos sin fondo, de alegrías prefabricadas, de cereal y miel. Siempre sabrás a que hora llego, a que hora me voy. No intentes cambiarme, mira que ni mi propia madre ha podido. Solo ten la certeza de que estoy de paso, disfruta mis abrazos y mis besos. Tal vez nos volvamos a ver. En otro plano, en otra cama, en otro tango. Para bailar conmigo, no necesitas ropa. Andaremos desnudos sin importar el que dirán. Para bailar conmigo, no necesitas corazón, ese déjalo en tu casa. Soy muy torpe y tiendo a quebrar, fácilmente, las cosas más frágiles. 

Soy nocivo, te lo advertí pero no más que las dos cajas de cigarrillos que fumas todos los días. Soy un vicio que puedes dejar cuando quieras. Uno que puedes cambiar por par de cervezas frías y una ducha. Mañana partiré, ni cuenta te darás. Solo te dejaré una nota en la mesa que está junto a tu cama, dirá: Gracias por los favores concedidos. 

Y tú entenderás.



Atte. Ostwald J. Guillén




You May Also Like

1 comentarios

  1. Increible, el mejor de todos. mi favorito.

    Atte.
    Una fiel admiradora

    ResponderEliminar