Full width home advertisement

Music

Interviews

Post Page Advertisement [Top]

[LAS CARTAS DE ANDREA] Aquí estoy, aquí estamos.

[LAS CARTAS DE ANDREA] Aquí estoy, aquí estamos.





Una noche más vuelvo a esconderme entre mis sábanas. Qué se esconde dentro de ella, por qué el silencio es el que inunda esa habitación, cuánto vacío hay en su corazón. Preguntas que son como callejones que me llevan a diferentes vías sin salida. Estoy ahogada en mí. Que alguien me enseñe cómo se puede vivir amor. 

Deambulo por vías sin rumbo, perdida; a veces perderse nos ayuda a encontrarnos. Sí, estoy encontrándome en la deriva. Camino sobre cuerdas flojas con el mejor de los equilibrios. Todo esto es una contradicción, pero así me gusta a mí. Tarareo en mi mente una canción de Sigur Ros mientras camino con un chillido que cada vez se hace más agudo en mis oídos, pero es sólo el silencio que se manifiesta porque quiere ser ruido. Quiere retumbar en mis oídos. 

Hablemos de esa sombra que está siempre ahí; fija, calmada y tenue como tus ojos. Ella nunca se va. Es el perfecto reflejo de lo que soy; cuando siento la necesidad me oculto y me cobijo en mi ser, otras me muestro tal cual como soy, sin más ni menos. Pero tú más que nadie sabe que siempre estoy, o mejor dicho, siempre estamos. Así somos, necesitamos caminar solos para redescubrir (nos) y volver a nuestra esencia. 

Me siento como una soga a punto de romperse en la mitad; frágil, pero fuerte en los extremos. Sé que esos extremos son lo que me mantiene flotando encontrándome. Cuántas pisadas hay que dar para llegar a tu lugar, ese que sueño cada vez que cierro mis párpados. Estos ojos ya están cansados de mirar sin ver, y mis oídos de oír sin escuchar. Mi corazón intenta parecer frío como un hielo, pero cuando le pega el sol se derrite y esto solo quiere decir que en realidad es débil. 

La belleza realmente la encontramos ahí, en ese lugar que solemos mantener cerrado por miedo al golpe. Pero si de a golpes tenemos que aprender, entonces que venga un batallón y me apuñale cada una de mis esquinas.

Si al final del día tú sigues allí, leyéndome en silencio, entonces valdrá más que la pena estar aquí, como una anónima más. Y si al comienzo del día te vas, no importa… 



Porque al final, siempre estamos.



Atte. Andrea Sandoval




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]