Full width home advertisement

Music

Interviews

Post Page Advertisement [Top]

[Escritos] Au revoir.

[Escritos] Au revoir.






Querido mundo. 

Es hora, debemos separarnos. Entiende que no eres tĂș, son tus habitantes, el esmog, los ricos con sus Ă­nfulas, los ladrones que se llevan mis aspiraciones cada mañana, los golpes de mi vecino a mi vecina, el mal humor matutino, la sirena policial justo a la hora del almuerzo, las largas filas para adquirir una vida decente, el trĂĄnsito, la prostituciĂłn de almas, la adicciĂłn al desamor. En fin, todo eso que me prometiste cambiar y no cambiaste. ¡Me cansĂ©! No podemos seguir. No estĂĄs hecho para almas libres como la mĂ­a. Me impones levantarme temprano, cosa que aceptĂ© al inicio porque entendĂ­a que debĂ­as crearme responsabilidad. Pero con el paso del tiempo, tambiĂ©n me obligaste a cumplir un horario de trabajo, a ser esclavo de una mĂ­sera quincena y de paso, a ganarme las cosas. ¡No solo eso! Te consumiste mi tiempo para escribir, le pusiste precio a mis sueños y congelaste mis ganas de ver una mejor versiĂłn de ti. Lo que predican todos, un mundo mejor.

¡Estoy harto! De ser conformista, de entregarte todo y te sepa a mierda. DiscĂșlpame el francĂ©s, pero es asĂ­. Le escribĂ­ poemas a cada centĂ­metro de tu piel, alabĂ© tus amaneceres, tus atardeceres, cuando te pusiste poeta y escribiste versos en la luna. Te felicitĂ© en tu dĂ­a y te hice el amor sin parar. ¿QuĂ© mĂĄs querĂ­as de mĂ­? Te lo di todo, hasta lo que no tenĂ­a. Te llevaste mis aciertos, mis barrancos, mis risas y la mayorĂ­as de mis lĂĄgrimas. TODO. Ya no soy nada.

Lamento que todo quedĂ© asĂ­ entre nosotros, que seas tĂș el culpable y a la vez yo. Fuimos fĂ­sica, quĂ­mica y hasta matemĂĄtica. TĂș me entiendes. Pero es hora de despedirnos, de largarme con mis tres trapos y arrinconarme en otro planeta. No ruegues, no pidas mĂĄs oportunidades. Ya hemos dicho suficiente, nos hemos amado suficiente. A veces es mejor partir asĂ­, con una carta y la frente en alto. Nunca dudes que te amĂ©, nunca dudes que fuiste mĂ­o hasta el Ășltimo atardecer.

Cuídate, cuídate mucho. No permitas que te hagan daño, no te permitas amar a alguien como me amaste a mí.

AdiĂłs.



Atte. Ostwald J. Guillén

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]