[Reseña] Pipi Mil, Pupu Dos Lucas.

by - miércoles, junio 04, 2014







Todos pecamos por juzgar un libro gracias a su portada, no nos importa si dentro está vacío. Solo queremos ver el nombre de un autor reconocido y listo. Lo compramos. Nada más nos importa. ¿Por qué pensamos de esa manera?

La historia comienza así, pasando por detrás del Unicentro El Marques, un afiche llamó mi atención. Decía algo como "Pipi mil, pupu dos lucas". Automáticamente, sonreí y seguí. No me detuve, ni me caí a introspecciones sobre el nombre de dicha cinta venezolana próxima a estrenarse. Simplemente, seguí. En la noche, revisando mi correo me llegó una invitación de la hermosa Dulce para su premier. Allí, me puse a googlear y me percaté que somos lo que intenté explicar en el párrafo anterior. -Es decir, cerrados de mente- El Twitter de la película, sin mentirles, estaba lleno de malas vibras para una cinta que ni se había estrenado. ¿Por qué? ¿No han inaugurado el restaurante y ya lo estás criticando? ¡Qué increíble!


▼▼▼▼▼▼




Mientras seguía leyendo la cuenta oficial de la película, más me indignaba. ¡Claro! Como la cinta es de los hermanos Bencomo, vamos a criticarla. Total, ni sabemos quien son. Pero si una cinta tuviese el mismo nombre y en los créditos como director a alguien con apellido "Coppola", hasta lloramos en Cannes (Como Paris Hilton viendo The Bling Ring).  

Debemos abrir nuestra mente, pensar que tal vez hay un mensaje más allá del nombre. Darle la oportunidad, creer en el talento de nuestra tierra. Estos hermanos, con los mismo sueños que tú y que yo, hicieron una película de cine guerrilla que a mi parecer es BRUTAL. Sin hipocresías. Apenas se apagó la pantalla no podía moverme de la silla, de lo pasmado que me dejó. Y sé que a muchos de ustedes los dejará así. No podrán ni pestañear. Luego de que la vean, dirán: "Necesito verla de nuevo, es demasiado buena". 




El cine venezolano se ha vuelto la fea pana que "todos aman" pero nadie quiere sacar a bailar en la fiesta. Sinceramente, no lo entiendo. Jóvenes en su mayoría que dejan el alma en una producción, que no saben todos los percances que sufrieron y no obstante a eso, ¿Juzgamos sin ver el material final? Yo te invito a ti, que estás leyendo este post a que corras a ver esta cinta. No tiene pérdida. Si quieres saber todo el trabajo que les llevo esta cinta, entra acá: http://pipimil.com/como


Llegó el momento de creer en el cine de acá, es hora de confiar en el talento venezolano. 

No apoyes la piratería. 




Me gustó: La fotografía, el sonido me pareció impecable, todo lo que lograron hacer con tan bajos recursos, la historia sin cabos sueltos, el final inesperado y los cortes de las escenas. 

¡Un gran aplauso a todo el equipo! Me siento orgulloso de contar en el país con venezolanos tan talentosos.




Atte. Ostwald J. Guillén



You May Also Like

0 comentarios