[Review] Azul y no tan rosa.

by - sĂĄbado, diciembre 01, 2012






Hace algunos dĂ­as me sucediĂł algo interesante, me acerquĂ© a un cine con la ilusiĂłn de ver una pelĂ­cula y estaba agotada. ¡CARAJO! Llevaba semanas viendo en la cartelera la Ășltima de Miguel Ferrari pero por cuestiĂłn de tiempo no la habĂ­a visto. Todo mundo tiene la mala maña de dejar la pelĂ­cula venezolana de Ășltima. Como la fea que nadie saca a bailar en la fiesta. AsĂ­ mismo.

EntrĂ© a la sala con mi chica, algunos amigos habĂ­an hecho chistes homofĂłbicos sobre la cinta. Se decĂ­an unos a otros Fabricio", yo ni entendĂ­a. Comenzaron los trailers y sentĂ­ que a mitad de cinta me dormirĂ­a, detestaba el romance. PreferĂ­a mil veces una de terror o comedia. ComenzĂł y quedĂ© hipnotizado, la fotografĂ­a y la banda sonora me enamorĂł, de tal manera que cedĂ­ y me dejĂ© llevar por una pelĂ­cula que te pide que abras tu mente, que dejes de etiquetar y criticar a los demĂĄs. 



Sumergidos en la homofobia. 






Al inicio no entendĂ­a mucho de que iba, es de esas donde la trama no salta sobre ti a los pocos segundos. Primero te enamora, te hipnotiza y te prepara para lo que viene. Se toma su tiempo. LeĂ­ en una reseña que era "una pelĂ­cula de gays". ¡Caramba! Esto es exclusiĂłn, nunca he visto en el gĂ©nero de una cinta: PelĂ­cula de heterosexuales o de bisexuales. ¿Por quĂ© etiquetar? En el mundo todos somos iguales, debemos gozar de los mismos derechos y vivir sin pensar en el que dirĂĄn. ¿Eres gay? Es tu vida. ¿Eres bisexual? Es tu vida. ¿Eres heterosexual? Es-tu-vida. Como dice uno de mis cantantes favoritos del momento: "Same Love". Hace nada se los prensentĂ© en un post, acĂĄ lo pueden leer. Y es que es eso, cada quien puede hacer de su vida un saco y se mete en Ă©l. Nadie es quien para decirte si estĂĄ bien o mal. No los escuches, solo vive.

En la sala, mientras Guillermo GarcĂ­a y Nacho Montes se besaban, algunos hombres se reĂ­an o le gritaban: ¡Maricones! Y aunque es una actitud que no tolero, entendĂ­ que personas como esas eran las que debĂ­an ver la cinta. Para que por fin entendieran. Cada quien ha tenido que compartir un espacio en su vida con esos "maricones". ¿Por quĂ© seguir llamĂĄndolos asĂ­? ¿Te hace mas hombre? ¿Te sientes mejor? Si tus respuestas son afirmativas, tienes grandes problemas de educaciĂłn y necesitas un psicĂłlogo. De seguro te molesta que ellos puedan vivir la vida que no has querido aceptar. PiĂ©nsalo. 






¡Vamos al grano! Antes de armar este post tambiĂ©n leĂ­ que es la pelĂ­cula que lleva mĂĄs tiempo en cartelera, es una coproducciĂłn española e Hilda Abrahamz hace de transexual. ¿QuĂ© les parece? ¿No es el mix perfecto para correr a verla?

Yo dirĂ­a que no es un pelĂ­cula de "gays", va mĂĄs bien sobre la tolerancia. Y aborda muchĂ­simos temas que se han convertido en tabĂș como es la violencia domĂ©stica. Todos conocemos al menos un caso. Maridos que abusan de sus mujeres a fuerza bruta. ¡Ellos sĂ­ merecen ser vejados! Estos hombres deberĂ­an ser sentenciados a cadena perpetua. Como dice mi abuela: A la mujer ni con el pĂ©talo. Pero lastimosamente, vivimos en una sociedad machista. Es un caso hasta irĂłnico, algunas mujeres lo son. Defienden actitudes de algunos hombres diciendo: Ella se lo ganĂł. Por eso, un aplauso grande para aquellas mujeres que crĂ­an a caballeros. Madres como la mĂ­a. Donde lo primero que me enseñó fue a dejar pasar a las damas primero, a ceder el puesto y a ayudarlas con las bolsas. ¡Necesitamos mas madres asĂ­ y menos machismo!






Para resumirles. Azul y no tan rosa es eso, una película que pide a gritos igualdad, tolerancia, dignidad. No tienes que ser homosexual, ni transexual para entenderla. Solo tienes que tener principios y valores, hogar. Si le comentas a un amigo sobre la película y te dice: "Ayy, Fabricio". Llévalo de nuevo a verla, explícale con manzanas. Lo importante es que entienda. Los que estaban en mi sala al parecer lo hicieron, luego de estar horrorizados por los besos, lloraron con el final. Por lo menos, los objetivos fueron cumplidos.






¡QuĂ© orgullo contar con talento como el nuestro! ¡Arriba el cine venezolano!



Atte. Ostwald J. Guillén

You May Also Like

0 comentarios